Materias

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total $ 0.00

ASCENSO DEL HOMBRE, EL
Título:
ASCENSO DEL HOMBRE, EL. BREVE HISTORIA DE NUESTRA EVOLUCIÓN CIENTÍFICA Y CULTURAL
Subtítulo:
Autor:
BRONOWSKI, JACOB / DAWKINS, RICHARD (PRÓLOGO)
Editorial:
PAIDÓS
Año de edición:
2017
Materia
La vida y el mundo
Idioma:
Español
ISBN:
978-607-747-387-9
Páginas:
376
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
Disponibilidad y precio por confirmar
$ 369.00 Comprar

Sinopsis

El ser humano es único no porque haga ciencia o porque cree obras de arte, sino por la maravillosa plasticidad de su mente. Su imaginación, su razón, su emotividad y su tenacidad lo sitúan en una clase diferente de evolución, no biológica, sino cultural. El ascenso del hombre es una rica e intrincada conjunción de las facultades humanas, una escalera ascendente de sus cualidades. Este libro empieza su camino hace unos 50 millones de años, fecha en que se data la aparición del hombre en la región del lago Turkana, en la sabana africana. Sigue un estricto orden cronológico, que permite presentar la historia de la mente humana, de sus ideas científicas, para dar cuenta de qué es lo que hace que el hombre haya pasado de ser un homínido a ser capaz de manejar la simbología del lenguaje y de las matemáticas, el arte, la geometría, la poesía y la ciencia. La historia de la ciencia pasa necesariamente por la historia de la evolución del hombre: las ventajas de la mano prensil, el desarrollo del cerebro, la vida sedentaria. Pero también pasa por la historia de los descubrimientos científicos, desde Euclides, Pitágoras y Ptolomeo, hasta Galileo, Kepler, Newton y Leibniz. Bronowski también revisa las aportaciones de Darwin y Pasteur, la tabla periódica de Mendeléiev, y a los físicos que llevaron a la construcción de la bomba atómica. Y explica con claridad uno de los aspectos más sobresalientes de la evolución de la ciencia en el siglo XX: cómo el centro de atención se desplazó de la física a la biología. Por lo que nos contagia su deslumbramiento por Mendel, por el modelo de ADN de Crick y Watson, las leyes de la herencia y las virtudes de la reproducción asexuada.